21 de diciembre de 2009

YO VENDO UNOS VOTOS NEGROS, ¿QUIÉN ME LOS QUIERE COMPRAR?: DEMOCRACIA SIN PARTIDOS


La discusión en la anterior entrada de esta serie se ha decantado hacia la cuestión de si un sistema electoral en el que los partidos que se logran establecer una posición dominante no tienen casi posibilidades de ser sustituídos por otros, es un sistema "injusto" (mi tesis), o es el mejor sistema posible en una democracia.
.Como experimento mental, os animo a considerar una posibilidad más radical que la que proponía entonces (os recuerdo aquélla: una limitación a tres mandatos de todos los cargos públicos políticos, con período de dos mandatos de "hibernación"). La propuesta de hoy es una democracia sin partidos políticos, es decir, en la que los electos sean siempre individuos que se presentan como tales, no bajo el paraguas de una organización.
.
Naturalmente, la gente tendría el derecho a formar "clubs" por afinidad ideológica o del tipo que fuere, y a anunciarse ante el electorado como miembros de un club (o de varios, ¿por qué no?), y estos clubs podrían organizarse de tal modo que prestaran apoyo técnico a los candidatos. Pero los electos serían siempre PERSONAS, no representantes de partidos.

45 comentarios:

  1. ¿Y qué ganamos con cambiar el collar al perro, aparte de que esté más guapo? Los llamaremos clubs en inicio, pero poco a poco se conformarán ni más ni menos que en algo muy parecido a los actuales partidos políticos.

    ResponderEliminar
  2. No, Santi: se trata de que los "clubs" no puedan poner exigencias a los candidatos, hacer publicidad en su nombre, llevarse dinero según los resultados electorales, etc.

    ResponderEliminar
  3. Querido Jesús,

    Si me das el teléfono de la rubia voto a quien quieras.

    Ahora bien, no creo que la clase política en general sea parasitaria, si extrapolamos al conjunto de todos los políticos el caso concreto de aquellos que no han desempeñado ningún trabajo previo a su actividad política.


    Es cierto que se puede generar cierto espíritu de 'casta' si se acomodan los políticos en general a sus cargos. Y que tampoco acompaña el borregismo y la falta de democracia interna en los partidos.

    Pero mucho me temo, que la solución a estas cuestiones se encuentra, aparte de la legislación que propones, en la responsabilidad exigible a cada individuo en el ejercicio de sus funciones.

    Yo, junto a la solución propuesta añadiría la creación de unos comités o tribunales de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) en las diferentes instituciones que supervisase la eficiencia de la gestión y la toma de decisiones en base a un código ético definido.

    ResponderEliminar
  4. La idea original de institucionalizar los partidos políticos se basaba supuestamente, en plan buena intención, en evitar que funcionaran con opacidad, se financiaran oscuramente y con desigualdad de oportunidades (en teoría, los partidos que apoyaran los ricos tendrían ventaja), y que actuaran como lobbies y redes clientelares informales.

    Ninguna de esas supuestas finalidades se ha cumplido. Peor aún, al darle carta de naturaleza a las cúpulas y aparatos de poder de los partidos se ha hecho todavía más difícil cualquier reforma que les quite poder.

    Pero en muchos aspectos efectivamente yo creo que daría un poco igual. El dinero público que se reparten está muy lejos de ser el que realmente se gastan en las elecciones y tampoco ayuda mucho a que entren partidos nuevos. la fiscalización teórica a la que están sujetos es casi papel mojado en la práctica. Y el poder de "hacer las listas" es intocable con las reglas electorales vigentes.

    Por eso lo que sí sería positivo es que las reglas electorales no dependieran formalmente de partidos, en ningun sentido (que al fin y al cabo es parte de lo que propones). En esa dirección, vuelvo a defender una combinación de distritos unipersonales con listas colectivas únicas (para todo el territorio electoral)abiertas y que además no tuvieran que ser necesariamente completas. Así en los distritos unipersonales se elegiría más a las personas por ellas mismas, aunque llevaran la etiqueta de un partido. Y las listas nacionales abiertas y no necesariamente completas pienso que darían más juego para movimientos y organizaciones nuevas y tendrían que poner algo más de cuidado en a quien presentan en las colectivas.

    Y por eso defendía también que haya algún órgano de fiscalización de cuentas, de aforamiento y de privilegios de los electos que no dependiera de ningún partido directa ni indirectamente (por eso proponía que fuera a sorteo).

    ResponderEliminar
  5. A mí me preocupa el rechazo a los políticos. Los políticos no son mejores ni peores que quienes los eligen, son el reflejo de sus electores. Si se sigue con el rechazo masivo de los políticos se va derechito al modelo venezolano: ¡Que se vayan todos! Los electores venezolanos echaron a los políticos y ahora plebiscitan a Chávez en cada elección. Quienes rechazan a los políticos son quienes pusieron en el poder al caudillo (o payaso, si prefieren) de Chávez.

    ResponderEliminar
  6. Jesús:

    "¿Es que Chávez no es un político?"

    ¿Es que no lo serías tú? ¿Es que tu club no sería un partido? ¿Tendrías un club de fans pero que no tendrían ni voz ni voto en tus decisiones unipersonales?

    Esa creencia de que los partidos o los políticos "profesionales" están impregnados de algún defecto que otros no tenemos, es una falacia. Vamos todos con el mismo bagaje biológico y cultural y al final todos somos carne y sangre.

    Yo no quiero votar personas porque de votar personas votaría a Katherine Heigl, que tiene mejor aspecto que la petardísima de la foto y que puede aprender toda la economía en dos tardes y no mover las manitas a la vez arriba y abajo como el zapamuñeco mécanico. Y además es una gloria para la vista.

    Yo voto ideas, a los que comparten algunas ideas conmigo, a equipos capaces de aplicar esas ideas y no a unos señores y señoras con nombre y apellidos que pueden decir maravillas y luego ser incapaces de pactar nada con su vecino porque tienen un ego del tamaño de la galaxia.

    Jesús, la mayoría vamos en sentido contrario que tú en la autopista. ¿No te extraña? Y no me digas que somos cómplices de X o que nos falta o nos sobra Y porque sería un argumento muy pobre y muy capaz de rebotar en cualquier cabeza y en dirección a cualquier otra.

    ResponderEliminar
  7. En la Atenas democrática había grupos similares a partidos, aunque no eran idénticos a los actuales, pero reunían gentes con intereses concurrentes y que trataban de obtener el poder político. La creencia en que las personas van a ser distintas es el error típico del que dice que se acabaron los ciclos económicos, que la sociedad sin clases será feliz y bondadosa o que ya no habrá más burbujas especulativas ni nuevos grupos fanáticos religiosos.

    ResponderEliminar
  8. No sé qué sería mejor, pero sí comparto la opinión de que los políticos actuales no son peor ni mejor que el mundo del que vienen. Tenemos los políticos que merecemos por ser como somos, por tener la historia que tenemos. Además,teniendo en cuenta que sus decisiones pueden afectar a millones de personas, es decir, que su responsabilidad es inmensa -teóricamente- no cobran tanto dinero, que suele ser la queja más habitual en tabernas y supermercados. Cualquier notario, dentista,abogado,cirujano, especulador, fontanero, etc, puede ganar más dinero que los diputados y, en muchos casos,declarar lo que le parezca. La mayoría de los congresistas podrían si quisiesen dedicarse a sus anteriores trabajos, mejor remunerados en la mayoría de las ocasiones.
    Lo que sí sería necesario es cambiar la ley electoral para que el número de diputados sea proporcional al número de votos obtenidos en todo el territorio. No es de recibo que partidos con cientos de miles de votos tengan más representantes que otros con millones. Sí se trata de elecciones generales por qué restringir el voto a los representantes de una provincia y no de todo el territorio nacional? Sería más justo la elección de 350 señores en una papeleta, los que uno quiera, viva en Cuenca, Santander o Banyolas.

    ResponderEliminar
  9. Te he contestado en mi blog; me parece que te confundes. Los partidos políticos no son un "cáncer" de las democracias representativas - son un efecto secundario inevitable.

    Es racional para los políticos organizarse en partidos, y es racional para los votantes votar a partidos, y no políticos. Es cuestión de eficacia política.

    ResponderEliminar
  10. Sursum:
    aunque crees un numero de nuevos partidos con las mismas oportunidades de tiempo en medios públicos y así, al cabo de poco tiempo habrá una concentración de voto en pocos de ellos por una doble convergencia: de los votantes hacia al voto útil y de los partidos hacia una ideología que sintonice con las aspiraciones más extendidas entre los votantes.
    O no: PUEDE que eso dependa de las peculiaridades de las leyes electorales. ESTA no es una cuestión sobre las preferencias de la gente, sino una PREDICCIÓN empírica; si el sistema nunca nos deja crear las condiciones para contrastarla, pues NO SABREMOS si es correcta o incorrecta.
    .
    Seguro que tú recuerdas la avalancha de partidos, o de siglas, en las primeras elecciones democráticas y la concentración de partidos y del voto
    PORQUE recuerdo eso he hecho estas propuestas. La generación de los que votaban en los 70 tuvo la oportunidad de comparar muchas alternativas interesantes. La nuestra está PRIVADA de esa posibilidad, a causa de la propia dinámica del sistema electoral.
    .
    A mí me gustaría que, de vez en cuando, volvieran a surgir posibilidades así.
    .
    ¿Es que tu club no sería un partido?
    NO: un partido lo es porque tiene ciertos DERECHOS Y OBLIGACIONES reconocidos en las leyes electorales; lo que yo propongo es CAMBIAR esos DERECHOS Y OBLIGACIONES, aunque puedan seguir existiendo agrupaciones que sigan HACIENDO algunas cosas de las que ahora hacen los partidos.

    ResponderEliminar
  11. la mayoría vamos en sentido contrario que tú en la autopista
    .
    Yo VOY en el mismo sentido que vosotros, pues dado que la circulación funciona así, es irracional cambiarse de carril "en marcha". Simplemente PROPONGO QUE REFLEXIONEMOS sobre la posibilidad de organizar la circulación de otra manera. Hay MILLONES que van en el carril que van, y querrían que la circulación funcionase de otra forma.

    ResponderEliminar
  12. Oh, esta es la oportunidad que he estado buscando durante años.

    ¿Por qué no una democracia aleatoria? Los miembros de los distintos poderes del estado se elegirían al azar entre los miembros de la población que cumplan ciertos requisitos (por ejemplo, tener entre 18 y 65 años).
    En ese sistema seguiría habiendo partidos, pero su razón de ser sería difundir ideas, no tomarse el poder. Mientras mas personas apoyaran esas ideas, mas probabilidade habría de que personas con esas ideas formaran parte del gobierno.
    Entiendo que eso se hizo en Atenas en algún momento. Funcionaba. ¿Por qué no hacerlo ahora?

    ResponderEliminar
  13. Sursum:
    Yo voto ideas, a los que comparten algunas ideas conmigo, a equipos capaces de aplicar esas ideas y no a unos señores y señoras con nombre y apellidos que pueden decir maravillas y luego ser incapaces de pactar nada con su vecino porque tienen un ego del tamaño de la galaxia.
    Efectivamente, yo también. Y lo malo del sistema de partidos es que favorece la dominación por gente de esta última clase (tú mismo lo criticas en el PSOE), en lugar de favorecer la creación de equipos que trabajen de manera competente por ideas claras; favorece la sustitución de las ideas por eslóganes, y del pensamiento por el márketing; y favorece la creación de impedimentos para que surjan y se debatan nuevas ideas. POR ESO deberías TÚ (por lo que dices que te gusta votar) intentar buscar formas de cambiar el sistema de partidos, en lugar de acomodarte a ellos como "el mejor de los mundos posibles",

    ResponderEliminar
  14. Jesús:

    Yo trataré de elegir a los partidos que me parezcan más adecuados para defender unas ideas, para conseguir unos hechos, no sólo porque lo lleven a cabo sino porque lo reflejen en su organización y práctica. No creo que se pueda escoger a un antidemócrata para conseguir algo concreto si se cree que la democracia es el mejor método para organizar la convivencia. Quizá haga buenas autopistas como Hitler, pero corres un gran riesgo de acabar en un campo de exterminio.

    Pero lo mismo que si una casa no me gusta, trataré de reformarla y no de tirarla abajo e irme a vivir bajo las estrellas, si los partidos que hay no me gustan, trataré de reformarlos, de crear alguno si puedo o de resignarme a escoger el menos malo si no encuentro manera de crear ninguno. Tampoco encuentro que las personas seamos perfectas, empezando por mí, y no por eso me voy al bosque huyendo de todo ser humano, ni dejo de reconocer que el que tiene defectos también puede tener virtudes y que puedo asociarme con alguien que comparta conmigo algo aunque no todo.

    La falta de profundidad en el análisis político que lleva a que en vez de debates haya tópicos de campaña y de secta depende de que la gente nos impacientamos en los temas que no aspiramos a comprender como expertos sino sólo a usar.

    Vas al médico y le dices que tienes tales síntomas y no esperas una charla sobre medicina interna o sobre farmacología o fisiología sino un diagnóstico y un tratamiento. Y cuando llevas el coche al taller porque no arranca puede que te sirvan unas nociones sobre mecánica que el mecánico te empieza a dar, pero quieres sobre todo que te ponga el coche en condiciones de usarlo.

    En política la gente queremos que se solucione el paro, que no asesinen o secuestren a nuestros ciudadanos o que salga tal ley y no tal otra. Pero cuando hablas más de un tiempo t propio de cada individuo, éste empieza a pensar en otras cosas y deja de escucharte e incluso de oírte. La gente quiere resultados, el entrenador sirve para que el equipo gane y no para dar conferencias. Y un político es juzgado por cómo consigue hacer tales cosas que un individuo cree que son importantes para él.

    Tú puedes proponer la maravilla de las maravillas de la democracia pero tienes que convivir con gente impaciente y preocupada por sus asuntos, no por los tuyos. Así que debes sintetizar y exponer ideas claras y distintas, como Descartes.

    La democracia es lo que somos los ciudadanos y se trata de que no la controlen algunos de los que son menos decentes que los demás. Por otra parte, la cambiarás sólo si nos conviertes a todos no sólo en justos y benéficos, como en la Constitución de 1812, sino además en sabios y prudentes, pacientes y afables. Una labor enorme incluso para ti.

    Para debatir, nos venimos a los blogs de filosofía interesantes.

    ResponderEliminar
  15. Sursum:
    yo también soy reformista, no revolucionario; prefiero "reformar" la casa a "tirarla abajo y construir una nueva".
    Lo que pasa es que los partidos y las leyes electorales no son, para mí, como los cimientos y las vigas de la casa, sino como las baldosas, que se pueden cambiar por parquet.

    ResponderEliminar
  16. José María: soy muy poco amigo de la noción de "responsabilidad colectiva" (hombre, si entre dos tipos planean un atraco, entonces sí), así que me huelen muy sospechosas frases como "tenemos los políticos que nos merecemos".
    No: tenemos los políticos que hay, y si el sistema no deja resquicios para incentivarles a que sean mejores, es básicamente culpa de quien AHORA tiene la capacidad (no sobrehumana) de cambiar ese sistema (p.ej., las leyes electorales).

    ResponderEliminar
  17. Roger:
    el cáncer es un efecto secundario, precisamente.
    Me miraré tu blog. De momento, insistir en que también es RACIONAL para los jugadores en el dilema del prisionero tomar la decisión que les lleva a la peor situación posible. Cuando las reglas están "mal" diseñadas, la elección racional conduce al desastre, o al menos, a la chapuza.

    ResponderEliminar
  18. FSierra: no estaría mal, para algunos casos.
    Yo lo haría más maquiavélicamente: se vota el parlamento como ahora, y se hace una lotería en la que cada partido tiene una probabilidad de nombrar presidente del gobierno, de tal modo que esa probabilidad es igual al porcentaje de escaños que tiene. Y el presidente cambia cada año mediante este sistema.

    ResponderEliminar
  19. Jesús, ¿y cuál es la ventaja de tu método maquiavélico? En el tuyo siguen existiendo partidos que luchan por el poder. En el mío no. ¡En el mío ni siquiera hay elecciones! :)

    ResponderEliminar
  20. ¿Por qué no una democracia aleatoria?

    MMO (quiero decir, ¡me meo!)

    Sobre lo de abolir los partidos: se volverían a reorganizar espontáneamente. Son como los vampiros, sin el truco de la estaca. Y de todas maneras sigue habiendo un problema: programas monolíticos, agravados porque ahora dependen del capricho de los psicópatas que se ofrezcan para mandar al rebaño. Porque evidentemente, cuatro de cada tres candidatos (sic) serían psicópatas o paranoicos de un tipo u otro.

    Sigo sosteniendo que la mejor reforma consiste en modularizar el gobierno. ¿Por qué coño nos hicieron elegir, aparentemente, entre:

    1- Democracia y monarquía como efecto secundario, y
    2- El Caos?

    ¿No podían habernos preguntado qué pensábamos de la democracia, y qué pensábamos de la monarquía, y qué opinábamos, además, de dividir el pastelito entre 17 tribus? ¿Por qué siempre es todo o nada en los programas políticos? ¿Por qué no podemos tener un ministro de economía pepero, para que los de derechas estemos contentos, y una ministra de defensa psociata, para que los de izquierdas no tengan convulsiones epilépticas?

    ResponderEliminar
  21. Freman:

    Preguntar, preguntaron. LO que sucedía es que la mayoría de la gente estaba más preocupada con tasas de paro y de inflación de dos dígitos, con asesinatos de ETA cada semana y quedaba poco tiempo, ganas y cualificados para reunirse a proponer ideas constitucionales.

    Se reunieron ponentes de ideologías diferentes, salió una quimera de varias especies y se ha ido apañando la cosa con sentido común para no caer en más peligros de los necesarios, hasta que llega José Luis, el hijo del viento, y se pone a aplicar lo propio de alguien que necesita saber la economía que te pueden enseñar en dos tardes y que "ideología" no significa idea lógica ¡y que ha sido profesor adjunto de Derecho constitucional, el muy pavo!

    ResponderEliminar
  22. Jesús:

    "los partidos y las leyes electorales no son, para mí, como los cimientos y las vigas de la casa, sino como las baldosas, que se pueden cambiar por parquet."

    Si, porque cambias elementos de la vida democrática pero mantienes la estructura. Lo problemático es tocar la estructura. Puedes cambiar las baldosas por parquet pero si intentas cambiar las vigas de tu piso de un edificio de varias plantas que no son tuyas, te van a decir que de tocar la estructura nada, salvo que sea autorizado por el arquitecto municipal.

    Se dice que "los experimentos, con gaseosa" para indicar que cuando hay un peligro, es mejor minimizar el peligro que creer que todo va a salir como en el mejor de los mundos posibles. Y cambiar la ley de partidos es posible cuando afecta a detalles como la financiación o similares; no es tan detalle suprimir los partidos o algo equivalente, porque eso sería inconstitucional, habría que redactar una nueva constitución y tener una mayoría cualificadísima. Y siempre con el control que impida que e una situación de excepcionalidad queden sin garantizar las libertades y el bienestar de los ciudadanos.

    Ya te he dicho más arriba que limitar los mandatos me parece tan democrático como no hacerlo. Y que requerir una vida profesional anterior a la política filtraría a los que sólo han vivido a la sombra de la sigla. Pero mis objeciones van a que eso reduciría el número de políticos disponibles y a que a largo plazo dejaría las cosas igual porque la sociedad la formamos gentes con cualidades muy estables a lo largo de los siglos. Lo importante es que con lo que somos, limitemos los poderes y los controlemos tanto más cuanto mayores competencias tienen y mayores efectos pueden producir.

    ResponderEliminar
  23. Sierra:
    lo malo es que para muchos cargos conviene que uno sepa algo (lo que, por cierto, el sistema nuestro no garantiza mucho: mira las críticas de los peperos a muchos "ministros inútiles e ignorantes").
    .
    Freman: justo esa es la propuesta de la que me siento más orgulloso, la democracia pluricameral.
    Por cierto, yo lo cambiaría: ministros económicos del psoe y ministro de defensa pepero, que al fin y al cabo los militares suelen ser más carcas.

    ResponderEliminar
  24. Sursum:
    cambiar el suelo de la casa también es una incomodidad tremenda.
    Por otro lado, una de las ventajas que TENDRÍA que tener la descentralización administrativa (tanto a nivel de las distintas comundidades autónomas o municipios dentro de un país, como a nivel de los distintos países dentro de una organización pluriestatal) SERÍA la posibilidad de EXPERIMENTAR con fórmulas políticas diferentes. El experimento afectaría sólo a una zona, y los demás podrían aprender en cabeza ajena.

    ResponderEliminar
  25. Cuando las reglas están "mal" diseñadas, la elección racional conduce al desastre, o al menos, a la chapuza.
    .
    En los "juegos" reales, hay algo anterior a si las reglas están mejor o peor diseñadas: son las reglas de arbitraje. De nada sirve, por ejemplo, unas magníficas reglas en el futbol, si los árbitros están en nómina de un equipo concreto.
    .
    Ese es para mi el principal problema del sistema actual (que era si nos paramos a mirar, el mismo en los sistemas en la antigüedad): el poder está concentrado y son los mismos quienes hacen las leyes, las aplican y luego juzgan a quienes las incumplen (cuando no son ellos, claro).
    .
    Así, por ejemplo, cuando en el capitalismo una empresa quiebra, las leyes dictan que toca joderse y dejar paso a otras mejores. Pero si quienes quiebran son los que financian a los partidos políticos, entonces lo que toca es que el ciudadano se rasque el bolsillo para acudir en su ayuda.
    .
    Así no hay "teoría de juegos" que valga porque cuando las reglas son contradictorias (valen y no valen según para quien) entonces, sencillamente, no podemos hablar ni de "juegos", ni de "reglas" y mucho menos de racionalidad.

    ResponderEliminar
  26. la democracia pluricameral

    Confirmación de que es una buena idea, entonces.

    ministros económicos del psoe y ministro de defensa pepero

    El jefe vikingo se dirige a sus guerreros, tras ser avistada la aldea enemiga:

    - Mis valientes camaradas, ahora entraremos a saco en esta aldea. Violaremos a todas las mujeres y pasaremos a espada a todos los varones. ¡Y dejad de beber de una puta vez, panda de patanes, para que no lo hagáis al revés como la última vez!

    ResponderEliminar
  27. Jesús, la democracia aleatoria garantiza mucho mejor que la actual que quienes ocupan los cargos sepan algo. Basta con definir el conjunto de personas seleccionables entre quienes sepan ese algo.

    Nadie me hace caso, pero estoy hablando en serio, caramba.

    "Basta con echar un vistazo al cuadro adjunto para comprobar que, aparte de la Asamblea, todas las restantes instituciones atenienses se cubrían mediante sorteo"; fuente: http://antiqua.gipuzkoakultura.net/democracia_ateniense_pedro_lopez_barja_de_quiroga_democracia_directa_eu.php .

    Así es que ríanse, nomás, pero la democracia aleatoria tiene sus pergaminos.

    ResponderEliminar
  28. Perdón, repito el link:

    http://antiqua.gipuzkoakultura.net/democracia_ateniense_pedro_lopez_barja_de_quiroga_democracia_directa_eu.php

    ResponderEliminar
  29. Basta con definir el conjunto de personas seleccionables entre quienes sepan ese algo.

    ¿Y quién define ese subconjunto?

    ResponderEliminar
  30. ¿Quién define que sólo pueden votar los mayores de 18 años?

    ResponderEliminar
  31. íñiguez:
    la teoría de juegos es muy capaz de representar juegos con reglas determinadas, y con reglas ambiguas, incluso sin reglas.
    De hecho, en la teoría de juegos no hay mucho papel para "las reglas", salvo como indicación de qué resultado se lleva cada uno en cada combinación de acciones.

    ResponderEliminar
  32. Sierra:
    si empiezas a poner restricciones, ya no es "pura aleatoriedad". Lo que yo proponía era que una de las restricciones fuese el número de votantes que lo han votado (o sea, cuantos más votos, más PROBABILIDAD de ser nombrado presidente - o lo que sea).
    .

    ResponderEliminar
  33. Jesús, si cubro los números pares de la ruleta los resultados de una tirada seguirán siendo aleatorios, aunque sobre un conjunto menor de resultados posibles.

    Las restricciones que propongo son para elegir el conjunto solamente. Ahora mismo no existe ningún sistema democrático donde no existan tales restricciones. El caso común es la restricción por edad (no se puede ser presidente ni senador en Brasil, por ejemplo, si eres menor de 35 años), pero también hay otras restricciones: haber cursado 12 años de enseñanza básica (para ser alcalde en Chile) o no haber sido condenado por determinados delitos. Mi punto acá es que el conjunto de personas elegibles para un cargo público YA ESTÁ RESTRINGIDO por determinados criterios, y no veo motivo para no restringirlo un poco más, aunque supongo que las restricciones exactas serán motivo de guerras religiosas de todo tipo.

    ResponderEliminar
  34. Sierra:
    y si pinto en la ruleta un 40 % de números de rojo, un 35 % de azul, y el resto de los colorines correspondientes a los partidos minoritarios, y LUEGO LE DOY A LA RULETA, el resultado sigue siendo aleatorio también.
    .
    Por otro lado, lo que propongo no es incompatible con establecer alguna otra limitación para considerar a los elegibles.

    ResponderEliminar
  35. Jesús:
    Sí, serían aleatorios también. Eso sí, no serían equiprobales. Tú has dicho de mi método que no es "puramente aleatorio"; yo no he dicho eso del tuyo :)

    El tuyo es un método aleatorio, pero los resultados saldrán sesgados según los votos que obtenga cada partido previamente en una elección, por lo que no introduce mejoría alguna. Peor, se podría dar el caso en que los resultados fueran totalmente contrarios a los que indican los votos (por ejemplo, todos los escaños podrían salir para el partido menos votado, tal como en una ruleta puede salir 10 veces seguidas el 0). Eso invalidaría las elecciones previas.

    Lo anterior no ocurre en "mi" método, ¡porque no hay tales elecciones previas! La ruleta estaría pintada igualmente, ya que entre la población elegible los "clubs" estarían desigualmente representados; pero lo único que podrían hacer los clubs para aumentar sus probabilidades de ganar en esta ruleta es comportarse como "clubs" en lugar de hacerlo como "partidos". Tendrías tu democracia sin partidos.

    ResponderEliminar
  36. Yo creo que lo más sensato sería que los representantes de cada club se jugaran el cargo a los dados, a las cartas o al parchís.
    Y la sede de la ONU la llevamos a Las Vegas.

    ResponderEliminar
  37. Jordi:
    No, porque es así como sucede ahora :)

    Si lo jugaran entre ellos tendría las mismas posibilidades de salir electo los del club A que los del B; y peor, sólo saldrían electos miembros de clubs. Con "mi método", tienen más posibilidades de llegar al poder adherentes del club que tenga mayor representación y no necesariamente miembros (concediendo que no estaría garantizado que eso sucediera).

    ResponderEliminar
  38. Jesús:
    .
    Evidentemente yo hablaba de juegos con reglas comunes, como lo es el de la política, al menos el que pretende ser todo estado de derecho.

    ResponderEliminar
  39. Sierra:
    los resultados saldrán sesgados según los votos que obtenga cada partido previamente en una elección, por lo que no introduce mejoría alguna
    Introduce la ALEATORIEDAD, que es lo que querías introducir tú, pero la PONDERA según las preferencias de los votantes.
    .
    se podría dar el caso en que los resultados fueran totalmente contrarios a los que indican los votos
    No, no TOTALMENTE contrarios. Lo que puede ocurrir es que salga elegido el representante de un partido que tiene POCOS votos (el que no tiene ninguno, no puede salir elegido). ¿Pero esto es injusto? Lo que hace mi sistema es garantizar que, a largo plazo, un partido que tiene el 5 % de los votos, tendrá el 5 % de los presidentes. ¡¡¡A mí me parece la mar de justo!!!
    .
    Lo que dices sobre el comportamiento de los clubs, me vas a disculpar, pero no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  40. Jesús:
    Es natural que no me hayas entendido lo del comportamiento de los clubs. No lo expliqué para nada :) Di por hecho que lo que pasa en mi país pasa en todas partes, y por lo tanto no necesitaba explicación.

    En mi país hay dos conglomerados políticos dominantes: "La Concertación" y "La Alianza". Compiten entre sí, pero no con otros partidos o conglomerados. El sistema electoral, llamado "binominal" está arreglado de manera que sólo pueda ganar un candidato de uno de los dos conglomerados o uno que pacte con ellos. Es tu descripción de "los partidos que se logran establecer una posición dominante no tienen casi posibilidades de ser sustituídos por otros" llevada al extremo.

    Tal y como está la situación, es mas efectivo para un partido político alcanzar una posición relevante dentro del conglomerado del que forma parte que convencer a los electores, ya que si el conglomerado designa a una persona para una candidatura en un lugar "fácil" de ganar, esa persona ganará.

    Por lo tanto, con "comportamiento de partido" quiero decir "ganar las elecciones mediante negociaciones entre los dirigentes de los partidos dominantes", incluyendo pagos, cambios de alianza, formación de partidos imaginarios, etc., todas ellas cosas que he visto hacer; y con "comportamiento de club" he querido decir "ganar las elecciones convenciendo a los electores de que somos los mejores".

    Claro que en mi propuesta no hay elecciones. Lo que hay son grupos que he llamado, usando tu terminología, "clubs", que tienen alguna base ideológica común y que, para que sus ideas lleguen a ser realidad, no tienen otra estrategia posible que difundir sus ideas todo lo que puedan, para aumentar las probabilidades de que una persona que las comparta llegue al poder.

    Ah, me cansé.
    Tanto tu sistema como el mío garantizan que en el largo plazo los grupos que representan al 5% del país tengan el 5% de los presidentes. Pero, como tu sistema no prescinde de las votaciones, no impide lo que he descrito arriba como "comportamiento de partido". Mi sistema sí.

    ResponderEliminar
  41. Sierra:
    OK, lo que pasa es que me parece justo que la elección de los cargos públicos dependa EN ALGUNA MEDIDA SIGNIFICATIVA de las preferencias de la gente. No hay ninguna garantía de que el conjunto de ELEGIBLES (bajo tu sistema) vaya a tener preferencias políticas que sean REPRESENTATIVAS de las preferencias políticas del resto de la población.

    ResponderEliminar
  42. ¿Quién define que sólo pueden votar los mayores de 18 años?

    El sentido común y el instinto de supervivencia.

    ResponderEliminar
  43. Jesús: quien ahora tiene la capacidad de reformar el sistema no está puesto por la divinidad, ha sido elegido por muchos, por tanto la responsabilidad es colectiva, al menos de quienes le han votado. Pero los votos no sólo son a favor de algo o alguien sino también en contra, es decir, los representantes X además de defender x1,x2... intentan diferenciarse de Y propugnando no-y1, no-y2...En este sentido todos son responsables de lo "común", aunque no lo sepan.

    ResponderEliminar
  44. Permítaseme recordar, en relación con esto, un par de entradas anteriores:

    esta y esta otra

    ResponderEliminar