16 de mayo de 2008

EMPANADA BOLOÑESA

Copio un comentario mío en el Blog "Pensamiento Pedagógico Radical", sobre la futilidad de las manifestaciones en la universidad contra el Plan de Bolonia.
.
Reconozco que soy escéptico por naturaleza, y muy descreído por lo general de todo aquello por lo que la gente se junte en masa para quejarse. Pero lo del movimiento anti-Bolonia me da un poco más de risa que lo normal.
.
El movimiento es un ejemplo perfecto de "teoría conspirativa" (como se sabe, un tipo de paranoia bien estudiado). La idea de base es que el plan de Bolonia consiste, "en el fondo", en una trama bien planeada que tiene el objetivo claro de mercantilizar la universidad, y que cuenta con un diseño meticuloso, digno de Ocean's Eleven, para alcanzar ese objetivo.
.
Esto supone tres graves errores:
.
1º.- Que los diseñadores del plan son lo bastante inteligentes como para haberlo diseñado así. Esto es rotundamente falso, no tanto por la falta de inteligencia de todos y cada uno de los cerebros que hayan contribuído al diseño del plan, como por la falta de "inteligencia colectiva" que las instituciones europeas han demostrado con certeza inductiva en los últimos cincuenta años.
.
2º.- Que el objetivo "oculto" de Bolonia sea ése de la "mercantilización". Lo más parecido que puede haber pasado por las mentes de la Unión es que, al fin y al cabo, la universidad cuesta una pasta gansa, y habría que racionalizar un poco lo que se hace con el chorro de billones de euros que se dedican a ella. Pienso que el hecho de que la universidad pública europea es ineficiente y chapucera, cuando no cobijo de mafias (la privada, por lo menos, no se esfuerza tanto por disimularlo), es algo reconocido por todo el mundo, y el plan de Bolonia sencillamente consiste en decir "venga, jo, vamos a tomarnos esto un poquito en serio, y a ver cómo lo organizamos con un poco de cabeza, ¿no?".
.
Lo malo es que, cuando en la UE se ponen a "pensar las cosas con un poco de cabeza", lo único que saben hacer es diseñar un formulario incomprensible, y mandar a la gente que lo rellene, aunque ni quien lo ha diseñado (en general, unos cuantos pedagogos engreídos), ni quien lo va a rellenar (unos cuantos profes pringaos de cada facultad, no menos engreídos -"¿pero qué sabrán esos?"-; entre ellos, un servidor), ni quien lo va a revisar (unos cuantos profes patanegra, seleccionados, aún más engreídos -si cabe, que lo dudo-, que cobrarán un pastón por pasar el coñazo, y que querrán pasarlo cuanto antes) tengan ni puta idea de la relación causa-efecto que hay entre lo que pone en el formulario y lo que se pretende conseguir con él. Bueno, tampoco los primeros (los pedagogos aquellos) tienen ni puta idea de qué es lo que pretenden (salvo ganar ellos poder en el sistema universitario), pero, para no reconocerlo, hacen el formulario aún más largo. [Esto es lo que ahora estamos haciendo en todas las facultades españolas, con el título de "adaptar los planes de estudio al plan de Bolonia"].
.
[Por cierto, que me sumo al mensaje de la pancarta de la foto, aunque no por lo que toca a las empresas: ¡ojalá nuestros empresarios se preocuparan ALGO por la universidad española!].
.
3º.- El último error consiste en creer que hay alguna probabilidad mayor que cero de que la universidad pública europea vaya a cambiar lo más mínimo por muchas reformas "de papel" que hagamos (la mayoría de las privadas seguirán siendo academias de corte y confección para pijos opusinos y asimilados, por supuesto). Después de rellenar los formularios en cuestión, y de que la ANECA transija más o menos con unos y con otros, las clases se seguirán dando igual que antes, porque quienes tienen el control último para determinar si lo que se ha hecho está de acuerdo con lo que se ha escrito en el formulario, seguirán siendo los mismos de siempre (nosotros, los profesores vagos, y ellos, los alumnos vagos). La estrategia de "tú haces que aprendes y yo hago que te apruebo" es dominante en el juego de la universidad, tal como está concebida.
.
Así que las pandillas de marchosos anti-Bolonia sólo conseguirán lo que han conseguido todos los protagonistas de las "revueltas estudiantiles" de las últimas décadas: sentirse importantes y echar algún casquete gracias a ello (que no es poco). No porque se enfrenten a un enemigo demasiado poderoso, sino porque el enemigo es puramente imaginario, y ellos son parte de la razón de su inexistencia.
.

Ir a:

Más sobre Bolonia y Anti-Bolonia

Sobre la mercantilización de la universidad

Si no quieres "cap", toma tres "cups"

21 comentarios:

  1. Hola buenas,
    ...lo de pedagogos engreídos enlazando con mi blog a qué viene?....

    F.

    ResponderEliminar
  2. Francesc:
    viene por dos motivos:
    1) porque es el sitio en el que encontré la foto;
    2) porque así facilito a los lectores que encuentren un punto de vista distinto al mío.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,

    Ningún problema que enlaces con mi blog, todo lo contrario. Y creo que es un tema interesante que es bueno debatir y que me gustaría compartir reflexiones...

    Simplemente me parece un poco chocante que sin conocerme ni haber intercambiado impresiones, enlaces con mi blog hablando de "pedagogos engreídos", no se.. Hay otras formas de enlazar las opiniones diferentes manteniendo el respeto.

    F.

    ResponderEliminar
  4. Touché. No había caído en que se tomaría como que el "pedagogo engreído" eras tú. Lo siento mucho.
    Acabo de actualizar los enlaces de la entrada, y ahora tu blog sale al pinchar en la foto, no en el texto (lo que sale ahora ahí es una lista de pedagogos engreídos propiamente dichos).
    Disculpa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no estoy de acuerdo en varias cosas que dices...(perdóname de antemano por el tuteo).

    No hacemos esto para sentirnos más importantes, lo hacemos porque es necesario.
    No somos alumnos vagos que fingen amprender, ni son nuestros profesores vagos que hacen que nos enseñan...no sé qué concepto de universidad tienes, pero la verdad es que no es el mismo que el mío, ni que el de mis compañeros anti-bologneses (por llamarnos de algún modo).

    Creemos en el conocimiento, en la exigencia por parte del profesorado, en que aprender es verbo transitivo (como dice uno de nuestros lemas), en que la universidad no se debe vender al mejor postor, en que todos tenemos derecho a una educación digna y de calidad...creemos que este mundo tiene, debe, es necesario que cambie, y por ello salimos a las calles a dejarnos la garganta en las manifestaciones, y por eso estuvimos un mes no-durmiendo en el suelo de la facultad, por eso llevamos mucho tiempo con ojeras de no dormir de tanto hacer carteles, por eso nos sabemos los textos de la ANECA mejor que la gente que los ha redactado...porque la única forma que tenemos de cambiar la universidad es haciendo lo que mejor se nos da, estudiar y debatir, reflexionar...

    Hemos conseguido debates públicos, hemos conseguido conocer la cara de la ANECA, hemos conseguido que se escuchen nuestras voces en la opinión pública, hemos conseguido que este próximo lunes haya un claustro en la UCM para debatir sobre el máster en formación del profesorado...

    Hemos conseguido muchas cosas, y sí, estamos orgullosos de ello...porque nuestro trabajo va dando sus frutos...porque el trabajo de muchos otros que lucharon antes está dando sus frutos...porque el trabajo de algunos de nuestros profesores (esos "vagos" como tú dices) está dando sus frutos...

    Porque el futuro de la educación española se merece algo mejor, porque nosotros nos merecemos algo mejor, porque ellos se merecen algo mejor.

    Por todo eso,tenemos que luchar. Porque la lucha es el único camino posible, y ésta es nuestra forma de luchar, día a día, codo con codo.

    Es muy fácil criticar a la gente que intenta luchar lo mejor que puede desde el sofá de casa...cómodamente...mientras ellos se dejan la vida en la calle.


    ¿Acaso yo como filóloga me merezco que dentro de un par de años mis estudios desaparezcan? ¿Acaso los filósofos se merecen no poder volver a estudiar a Kant decentemente?(y así suma y sigue)...creo que no,no nos lo merecemos, ni nosotros ni los que vienen después.

    Y por eso, seguiremos luchando en las aulas, en los pasillos, en las calles...porque, como ya dije antes, "la lluita és, l'únic camí".

    (Solidaridad con las titulaciones en peligro de extinción. Solidaridad con filología)

    Una romanista desconsolada

    (A)

    ResponderEliminar
  7. Estimada Anónima (lamento no poder llamarte por tu nombre):

    ¿Quién podría no estar de acuerdo con los valores que se manifiestan en tu mensaje? Lo que yo pongo en duda es que, tanto el plan de Bolonia como la "lucha antiboloñesa" vayan a producir el más mínimo cambio significativo en la universidad española (y europea): ni para bien, ni para mal. La universidad funciona sobre todo mediante costumbres y hábitos académicos, que el plan de Bolonia no van a modificar, y que vuestra "lucha" tampoco creo que modifiquen en nada.

    Me alegro, por otro lado, de que la universidad tal como está te parezca tan estupenda. Hombre, tiene sus cosas buenas, pero creo que tiene también cosas nefastas; sobre todo estas tres:

    1) un pésimo sistema de selección del profesorado y del alumnado;

    2) un pésimo sistema (si es que existe) de incentivación de la investigación y la docencia de calidad (y aquí pon TU definición de "calidad", no necesariamente la de la ANECA); TODA la "buena calidad" que hay en la universidad se debe casi sólo a la buena voluntad de unos cuantos profesores y alumnos, combinada con talento, claro;

    3) un sistema de financiación tremendamente regresivo: los impuestos (entre ellos, los de los trabajadores menos cualificados) pagan la educación de los hijos de los trabajadores mejor cualificados y de rentas más altas.

    Si de verdad tenéis ganas de "lucha", no vayáis por ahí diciendo "¡qué guay es la universidad! ¡que no nos la corrompan con Bolonia!". Mejor decid: "¡esta universidad es una porquería, y con Bolonia va a seguir siéndolo! ¡Pero nosotros proponemos ESTO, AQUELLO, Y LO DE MÁS ALLÁ para mejorarla!".

    Todas las propuestas que se os ocurran, estoy dispuesto a publicarlas aquí. Pero es que no he visto todavía ninguna.

    Salud.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, las probabilidades de que las carreras de filología y de filosofía dejen de existir son mucho menores que las de que el Espanyol gane la Champions dentro de dos años.

    (Y más me vale, que si no, me quedo sin curro).

    Eso sí. Yo prefiero que estudien esas carreras un 20 % de los alumnos que las estudian ahora, pero que las terminen con la capacidad de convertirse en profesores de esas materias en Oxford (pongamos), en vez de lo que tenemos ahora.
    (Claro, para ello también necesitaríamos profesores -y lo demás- como los de Oxford).

    ResponderEliminar
  9. En este momento no tengo tiempo para responder pacientemente a tu último comentario, pero prometo que lo haré.

    Por el momento bolonia va a producir cambios en la universidad que están más allá de cualquier cuestión opinable, para empezar una subida de tasas del 150% y una reducción de becas que paulatinamente se sustituirán por becas-préstamo. No quiero hablar de si las empresas han entrado o no en la universidad. No tiene sentido discusión al respecto cuando los másters ya se llaman como los equipos de fútbol sala: "máster endesa****" o "máster repsol ****", o cuando simplemente miras quién compone el consejo social de la complutense.

    Especialmente grave me parece que puedas enunciar frases tales como que filología no va a desaparecer porque no destaca más que lo que ya es de todo sabidos, que bolonia es muy oscuro. Voy a limitarme a enumerar las filologías que dejan de existir como tales en la U.C.M. que es donde mayor conocimiento tengo al respecto: filología alemana, filología francesa, filología italiana, filología románica, literatura y literatura comprada...
    Sobre todo quiero destacar que ésto no es una cuestión opinable, ni de fantasmas, ni un monstruo metafísico que necesitamos para sustentar nuestra lucha, es y solo es la realidad. Cualquier parecido con la ficción es meramente casual.

    ResponderEliminar
  10. Se me olvidó una de las cosas importantes que iba a decir. Y así aprovecho para disculparme por algún fallo de concordancia que he notado al releer el comentario pero estaba haciendo un descanso de estudio y estaba agobiado y no he repasado.

    Sólo decir que no nos parece estupenda la universidad tal y como está y de hecho en nuestros manifiestos se plantean cambios, pero ante lo que se nos viene encima y tal y como están las cosas, no nos queda otra que entonar el "virgencita, virgencita que me quede como estoy"...

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tu comentario, Ténot.

    A partir de lo que dices creo que verás claro que, en el fondo, todo esto de Bolonia parte de un problema meramente económico. Dices que las tasas universitarias van a subir un 150 % (imagino que quieres decir que subirán un 50 %, pero bueno, para mi argumento es igual). La verdad es que no veo ABSOLUTAMENTE NADA DE MALO EN ELLO. Ya he dicho en otras respuestas que uno de los problemas más graves de la universidad española es que es DEMASIADO BARATA. De hecho, la enseñanza superior es uno de los apartados de gasto público más regresivos: la cantidad total de dinero que se gasta la Administración en enseñanza superior para el 20 % más pobre del país es prácticamente cero (porque, simplemente, no van a estudiar casi ninguno), y el porcentaje va siendo mayor según vamos tomando grupos del mismo tamaño más y más ricos.
    Por otro lado, el precio de la matrícula universitaria es, por término medio, entre un 10 y un 20 % del coste real de la enseñanza.

    Con Bolonia o sin Bolonia, esta situación es totalmente irracional. Estudiar en la universidad supone sobre todo un enriquecimiento (en todos los sentidos) para el que estudia, aunque, por supuesto, también beneficia a otros el hecho de que estudies tú, pero el beneficio que sacas tú es mucho mayor. Así que lo lógico es que lo pagues TÚ. Ahora bien, como nos parece justo que el que procede de una familia con menos renta tenga también la posibilidad de estudiar, lo que hay que hacer es crear un sistema para que esa persona también pueda estudiar (y no sólo hay que pagarle la matrícula, también el "coste de la vida" del tiempo que está estudiando, y en parte, el salario que está perdiendo por no estar trabajando). Una beca-préstamo es un sistema FANTÁSTICO precisamente para conseguir esto: puesto que la diferencia entre estudiar y no estudiar es que vas a poder acceder a puestos de trabajo mejor remunerados, en realidad lo que haces es pagar tus estudios con lo que ganas en el futuro gracias a ellos.

    Antes de que salten tus instintos anticapitalistas (aunque me temo que ya habrán saltado), piensa que hay muchas soluciones para hacer esto de manera MUY justa: p.ej., uno sólo empieza a devolver el préstamo cuando consigue un trabajo para el que son necesarios los estudios que ha hecho; o la parte de la beca que hay que devolver se gradúa de acuerdo con la renta de la familia (cuanto más pobre, menos tiene que devolver). Estos sistemas se utilizan en los países nórdicos, que están cien veces más adelantados que nosotros en materia social.

    Pero, repito, esto es algo que se va a hacer con independencia del plan de Bolonia, que, en el fondo, sólo obliga a los estados a hacer un mero cambio ADMINISTRATIVO, es decir, a homologar los títulos, pero no les obliga de hecho a cambiar el sistema de FINANCIACIÓN de la universidad.

    ResponderEliminar
  12. Con respecto a la "entrada de las empresas" en la universidad, me temo que me pasa como con las becas-préstamo: ¡ójala entraran más! Y no sólo las grandes.

    Vamos a ver: la cosa es que una sociedad avanzada como la nuestra necesita que haya un porrón de gente que se pase unos años estudiando más allá de los 18.

    [Naturalmente, mucha gente puede querer estudiar por el mero placer del conocimiento (¡cómo voy a discutir esto yo, que soy filósofo, y, como les digo a mis alumnos, estudié filosofía porque no me gusta trabajar! -y después estudié económicas por mero capricho-), pero hombre, los vicios está mejor que se pague cada uno los suyos, ¿no? (aunque está bien que haya algunas subvenciones para fomentar los vicios buenos).]

    Pero la mayor parte de la gente que estudia en la universidad lo hace sobre todo por una razón mucho menos romántica: para poder acceder a puestos de trabajo de más calidad (en todos los sentidos que quieras). Entonces, no veo qué demonios puede tener de malo el hecho de que la preparación que reciben los estudiantes en la universidad esté planificada para capacitarles lo mejor posible para esos puestos de trabajo. Por supuesto que las empresas no son las únicas que saben "qué tienen que saber sus empleados" (de hecho, para los puestos de más responsabilidad, lo que buscan las empresas es empleados que sepan más de lo que "ellas" saben, así que, obviamente, por definición no pueden "saber" todo lo que sus empleados "tienen que saber"... [esto es el Menón de Platón con un poco de aggiornamento]. Pero, hecha esta salvedad, hay que reconocer que es absurdo que el Papá Estado sea el que diga él solito qué tipo de universitarios debe "producir" el sistema: habrá que escuchar los deseos de todos, incluidas las empresas, digo yo, que son las que en definitiva se van a tener que "comer con patatas" a esos universitarios y ponerles a hacer algo.

    Y, claro, también hacen falta filólogos indoeuropeos, filósofos, astrofísicos cuánticos, y demás gente "inútil" (es broma: quiero decir que es gente que, en principio, pocas empresas privadas van a quererles contratar para hacer lo que saben; en su mayoría, irán al sector público, que para esas cosas también está - aunque ¡ya quisiera yo que hubiera empresas que los NECESITARAN!, o, mejor dicho: ya quisiera yo que hubiera ALGUIEN a quien se le ocurriera HACER NEGOCIO con los saberes de esos especialistas, Y POR ESO los necesitara). Para estudiar este tipo de cosas debe haber facultades, faltaría más, pero no es lógico que haya una en cada pueblo, si en toda España hay 100 personas que quieren estudiarlo. Lo bueno sería que estos estudios "minoritarios" se hicieran en muy poquitos centros, pero que fueran de extraordinaria calidad.

    Y, volviendo a los estudios "que dan pasta", es decir, sobre todo los que van a formar a cuadros directivos (o sea, en principio, los máster): pues si una empresa privada pone pasta para financiar una parte de esos estudios, y que no tenga que ser el alumno, o yo con mis impuestos, el que los pague en mayor medida, pues estupendo, ¿por qué no?

    ResponderEliminar
  13. Quizás no sea lógico que haya una facultad en cada pueblo para este tipo de estudios...pero entonces, lo que no podrás negar es que la Universidad Complutense de Madrid, la mayor universidad del Estado, sí es en la que deberían estar esas facultades y sí es una de esas que se puede permitir tener esas facultades...

    Pero dentro de poco lo que quedará de la facultad de filología (por ejemplo)será poco más que una escuela de idiomas, cuando ahora mismo es mucho más que eso...es un templo del saber (junto con nuestros amigos filósofos).

    Y ya no sólo eso...que especialidades como es el caso de la mía, Filología románica, estudiada por los mayores lingüístas, la base de todo el conocimiento filológico de las lenguas romances....DESAPARECE...algo que me parece inconcebible en la mayor universidad del Estado...¡Cómo no vamos a conservar un grado!!

    ""Pero la mayor parte de la gente que estudia en la universidad lo hace sobre todo por una razón mucho menos romántica: para poder acceder a puestos de trabajo de más calidad (en todos los sentidos que quieras). Entonces, no veo qué demonios puede tener de malo el hecho de que la preparación que reciben los estudiantes en la universidad esté planificada para capacitarles lo mejor posible para esos puestos de trabajo.""

    ¿De verdad piensas que alguien que se matricula en filosofía o en filología románica, como es mi caso, lo hace por conseguir un puesto de trabajo decente, y que además una empresa va a ser quien mejor decida qué es lo que debo estudiar...?? mmm sí, ya estoy viendo al directivo de El Corte Inglés diciendo: "umm lingüística románica...?" "¿Esto qué es, lo de los romanos?"...

    Ains qué cruz...


    De nuevo, una romanista desconsolada

    (A)

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, que supongo que te alegrará. La comlutense se ha declarado insumisa al máster en formación del profesorado. A ver si moveis algo desde la UNED y haceis un claustro también...

    ResponderEliminar
  15. Ténot:
    primero de todo, me alegra mucho la noticia sobre la "insumisión al máster de profesorado" (que me parece un atentado a la universidad mucho mayor que el plan de Bolonia). Te agradecería algo más de información.

    Luego, con respecto a las filologías, lo cierto es que en los últimos veinte años el número de estudiantes que eligen esas carreras ha disminuido tremendamente, y creo que es razonable la conclusión de que no tiene sentido mantener tantas titulaciones distintas. Si yo tuviera que crear la Complutense ex nihilo, y quisiera tener en ella una buena escuela de filología,
    seguramente me plantearía como la opción más lógica el hacer unos pocos títulos de grado (tal vez, como mucho, germánica, románica y clásica), con bastantes optativas, y que luego la especialidad más estrecha fuera en el máster.

    Pero, sobre todo, procuraría evitar lo que ha hecho la Complutense "real" en los últimos cuarenta años: después de tener a los mejores especialistas posibles, intelectuales como la copa de un pino, procuraría que no controlaran el área como si fuera una satrapía, colocando a sus allegados, familiares y amiguetes como les ha dado la gana, en perjuicio de gente mucho mejor preparada.

    Por último, estoy convencido de que no estudias filología para hacerte rica, pero supongo que sí aspiras a tener un modo de vida en el que lo que estás aprendiendo desempeñe un papel más importante que el que tendría si hubieras decidido hacer un módulo de mecánica de automóviles. Lo de "mejores puestos de trabajo" no necesariamente quiere decir "salarios más altos" (por desgracia para nosotros, los humanistas).
    Además, yo he dicho que las empresas deben tener ALGO que decir en la decisión que tome LA SOCIEDAD acerca de qué estudios son más o menos necesarios o convenientes; pero no digo ni pienso que las empresas tengan que ser las ÚNICAS que digan algo, ni siquiera que sean las que tengan la voz más importante. Es más, creo que la desgracia de nuestro país, comparado con otros más avanzados, es que a la inmensa mayoría de las empresas SE LA REFLANFLINFLA lo que la gente aprenda en la universidad; ¡ojalá tuvieran muchas más empresas las ideas más claras acerca de qué riqueza (en todos los sentidos de la palabra) pueden generar gracias al Saber!

    ResponderEliminar
  16. Anónima:
    Con respecto a las filologías, lo cierto es que en los últimos veinte años el número de estudiantes que eligen esas carreras ha disminuido tremendamente, y creo que es razonable la conclusión de que no tiene sentido mantener tantas titulaciones distintas. Si yo tuviera que crear la Complutense ex nihilo, y quisiera tener en ella una buena escuela de filología,
    seguramente me plantearía como la opción más lógica el hacer unos pocos títulos de grado (tal vez, como mucho, germánica, románica y clásica), con bastantes optativas, y que luego la especialidad más estrecha fuera en el máster.

    Pero, sobre todo, procuraría evitar lo que ha hecho la Complutense "real" en los últimos cuarenta años: después de tener a los mejores especialistas posibles, intelectuales como la copa de un pino, procuraría que no controlaran el área como si fuera una satrapía, colocando a sus allegados, familiares y amiguetes como les ha dado la gana, en perjuicio de gente mucho mejor preparada.

    Por último, estoy convencido de que no estudias filología para hacerte rica, pero supongo que sí aspiras a tener un modo de vida en el que lo que estás aprendiendo desempeñe un papel más importante que el que tendría si hubieras decidido hacer un módulo de mecánica de automóviles. Lo de "mejores puestos de trabajo" no necesariamente quiere decir "salarios más altos" (por desgracia para nosotros, los humanistas).
    Además, yo he dicho que las empresas deben tener ALGO que decir en la decisión que tome LA SOCIEDAD acerca de qué estudios son más o menos necesarios o convenientes; pero no digo ni pienso que las empresas tengan que ser las ÚNICAS que digan algo, ni siquiera que sean las que tengan la voz más importante. Es más, creo que la desgracia de nuestro país, comparado con otros más avanzados, es que a la inmensa mayoría de las empresas SE LA REFLANFLINFLA lo que la gente aprenda en la universidad; ¡ojalá tuvieran muchas más empresas las ideas más claras acerca de qué riqueza (en todos los sentidos de la palabra) pueden generar gracias al Saber!

    ResponderEliminar
  17. Ténot:
    me alegra mucho la noticia sobre la "insumisión al máster de profesorado" (que me parece un atentado a la universidad mucho mayor que el plan de Bolonia). Te agradecería algo más de información.

    ResponderEliminar
  18. Concuerdo con usted, y mi crítica al Plan Bolonia no va por las "becas-préstamos", ni por la gran mayoría de causas que los anti-Bolonia alegan; de hecho, me parece que ese sistema de créditos asegura una enseñanza libre, siempre y cuando se aplique bien, cosa que con Bolonia no se hace, y ahí veo yo el problema. Como menciona respecto a los países nórdicos, enseñanza gratuita para el que realmente no pueda pagarla, porque se la paga el de al lado (que es el que se queja de que la Universidad no es gratis) es la solución perfecta; hasta que irónicamente el quejica salta y se queja, diciendo: "por qué le voy a pagar yo a él nada, ¡que se lo pague él!". A mi parecer ocurre igual con otras cosas y veo estúpido manifestarse haciendo el vago(aunque no lo hagan todos, hay quien se lo curra, pero abundan los de "yo me acoplo y pierdo clase" más que los comprometidos con la causa), y así todas las manifestaciones y actos contra Bolonia - completamente inútiles, por otro lado - resultan muy risibles.

    Mi queja al Plan viene más por el hecho de que "se adapte el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales". Esto es bueno o malo según se mire, pero resulta que yo soy de Humanidades, así que me quejo con toda mi cara. La mejor, si no la única, herramienta que tenemos para hacer frente al "lavado de cerebro" que tanto se busca en la sociedad actual, es el conocimiento, pues si no accedes a él, eres un besugo acrítico. Resulta que soy una de esas "románticas" que estudia una carrera sin mucho "futuro profesional", y que estudio por amor al conocimiento. En el momento en que la empresa (aunque a mi parecer "la empresa" es casi un eufemismo para designar a "los intereses del dinero", y eso involucra muchas caras, no sólo Repsol y otras más) entra con mayor presencia en la Educación, ésta pasa a responder a unos intereses concretos (sí, rezumo anti-capitalismo, soy joven e idealista, qué le vamos a hacer si creo en Utopía...) y pierde su neutralidad, y se quiera o no, ésto condicionará al conocimiento que se imparta en las universidades, y sin más no estoy de acuerdo con una educación "condicionada" por intereses de otros. Obvio es, que todo en esta vida es intereses y lucha de poder, o casi todo. Yo simplemente, intento que mis intereses se implanten sobre los otros; y mi interés no es otro que la cultura, el conocimiento, sean "neutros"...y que quien quiera acceder a ellos, pueda. Es la única manera de que seamos libres. Darle más poder al poder, acabará por hacernos autómatas al servicio de otros.

    Más allá de eso, Bolonia no es un mal plan puesto que se quiera o no "se limpiará" un poco el panorama universitario, que no poca falta hace; y quien vaya a la universidad lo hará pagando por su inversión, que ya sabemos todos que en esta vida nada es gratis, y desde luego la educación menos, y por ello el Estado ha encontrado la forma de zafarse del gasto,...todo ello, bien, pero es que en el fondo, tiene usted razón al decir que no cambiará nada "en especial", sólo el hecho de que con el tiempo se hará más y más normal estudiar para producir dinero, y ahí, ya no estoy tan de acuerdo. Y por último, no, no tengo soluciones, ni alternativas, sólo me quejo hipócritamente, como la mayoría, aunque eso no me justifique. Al final es todo cuestión de dinero, ahí es donde apesta la cosa, ...y que soy de Humanidades, creo que es ése el fondo de mi crítica, por eso de que tendemos a ver las cosas sólo desde nuestra perspectiva =)

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Paranoica: coincido contigo, aunque soy algo más escéptico sobre lo que vaya a pasar con las humanidades (y eso que yo también soy de ellas, de filosofía, para más señas - todavía más inútil que la filología). La cuestión básica es cuánta gente quiere estudiar esas carreras; esto dependerá de la calidad que tengan, y de lo fácil que sea sacar el título. Me temo que, históricamente, las humanidades se han nutrido de alumnos en buena parte gracias a que eran más fáciles que otras carreras, y no tanto gracias a las vocaciones. A mí, personalmente, me gustaría que las facultades y departamentos de humanidades que "quedaran" fuesen muy buenos en general, y si hay 20 personas al año en toda España que quieren estudiar filología griega (pongamos), pues que estén concentrados todos los alumnos y profesores en un solo departamento muy bueno, pero no hay necesidad de uno en cada provincia.

    ResponderEliminar
  20. Personalmente dudo que Filosofía, o Hª del Arte, Filología, etc. sean "más fáciles" que otras carreras, depende de con qué facilidad se te den "las letras", de si te gusta o no, etc; es decir, como cualquier cosa. Más allá de eso, tampoco hay "derecho" a negarle a alguien el acceso a carreras de Humanidades sólo porque las considere más fáciles, por más que eso resulte en hordas de profesionales mediocres. Igual no estoy de acuerdo con que las carreras que se puedan ver "más afectadas" por Bolonia hasta el punto de desaparecer (que no creo que lo hagan, tampoco) sean solicitadas "por su facilidad", pues ni Filosofía, ni Filología, ni ninguna de estas carreras tiene grandes salidas profesionales, así que los que estamos por estos lares, lo más probable es que lo hagamos por gusto, y que nunca vayamos a ser muchos...a partir de ahí, me he encontrado con buenos docentes, apasionados con lo que hacen, por más que las instalaciones y los medios no sean siempre los mejores, pero ésa ha sido la eterna condena de los "de carreras inútiles", que no se nos hace mucho caso, así que eso no lo provoca Bolonia, es que ha sido así siempre; de ahí concuerdo con usted en que no van a cambiar mucho las cosas, y que seguiremos teniendo la misma porquería en cuanto a medios, y me temo que va a ser así...siempre. De ahí, también, el que no se hagan reformas como el hacer un sólo departamento, con muy buenos medios, porque es que...somos los de "las carreras inútiles"; y esto nada tiene que ver con Bolonia, al final, porque es así de siempre. Quedarán las carreras, algunas incluso como especializaciones (como se pensaba hacer con Hª del Arte, una especialización tras estudiar Hª), pero seguirán siendo las menos atendidas; lo que hacemos los de Humanidades ahora es aprovechar con el follón y quejarnos, a ver si con el ruido hacemos algo respecto a esto, pero no se va a hacer nada, se cambiarán algunas cosas y se podrá seguir estudiando Filosofía con los mismos medios mediocres de siempre, pero se podrá. La cosa es que "la juventud" asumirá la concepción del estudio que la empresa introducirá en la universidad, y se hará cada vez más estúpido estudiar por conocer, y no para trabajar...y que no me venga a mí a decir nadie que una persona con un título de médico puede desempeñar la tarea de un filósofo en la sociedad, porque no puede, pues se quiera o no "los de las carreras inútiles" somos los depositarios de esa parte de la cultura "sin aplicación aparente", pero tan necesaria...el "lavado de cerebro" viene desde muchos focos, y Bolonia es uno más, sólo que ahora la crítica a éste en particular está en auge.

    Y a todos nos gustaría una enseñanza de calidad, pero es que tampoco se nos ha dado la oportunidad de demostrar que un Historiador de Arte o un Filósofo puedan ser "útiles", aunque eso es todo parte del juego de la sociedad actual...para serlo, habría que cambiar a la sociedad en sí, y desde luego, Bolonia no tiene la culpa de todo, por más que algunos lo enfoquen (inconscientemente, quizá) así =)
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Paranoica: por supuesto que cuánto te atrae una materia hace que te cueste menos esfuerzo estudiarla, y admito que puede haber licenciados en química a los que la teoría del conocimiento o la historia antigua se les diera fatal, pero, en general, las humanidades SÍ son más fáciles que las ciencias, lo cual no es ni bueno ni malo, es como es.
    .
    Sobre si las humanidades se estudian por vocación, supongo que bastante, y que tal vez sea mucho más que en otras carreras con más "salidas", pero mi experiencia con los alumnos me hace ver que la supuesta vocación por las letras no va acompañada en muchos casos (y sin generalizar) por un mínimo deseo de saber por saber, de usar la lengua con mimo, y de cosas que se podrían presuponer en un "humanista". Por ejemplo, en el bachillerato, en general (aunque siempre con excepciones) suelen escribir y explicarse mejor, y saber más cosas sobre historia, filosofía, etc., los alumnos de ciencias que los de letras. Es así, qué le vamos a hacer.
    .
    En todo caso, volviendo al tema de Bolonia, yo estoy metido en el diseño de los nuevos títulos, y no veo POR NINGUNA PARTE (en humanidades, al menos) que se vaya en la dirección de convertir a los alumnos en "buenos empleados", o algo así. Realmente, no sé de dónde se han sacado eso.
    Lo que sí hay, por desgracia, son toneladas de corporativismo por parte de las universidades para que todo siga como está, con todos los departamentos y profesores peleando por mantener su feudo.
    Creo que, por lo que habría que combatir, sería por tener una universidad de auténtica calidad, y proponer medidas para conseguirlo. A todo eso, me sumo encantado.

    ResponderEliminar