30 de noviembre de 2010

LA VENTAJA DEL CREYENTE


Hay una cosa en la que el creyente (me refiero al que cree en la persistencia del alma después de la muerte) siempre llevará ventaja a los que no somos creyentes:
.
SI (¡y qué gran "si"!) el creyente tiene razón, es probable que lo averigüemos (basta con morirse y comprobar que sigues existiendo como un ente desencarnado, u lo que sea).
.
En cambio, SI el no creyente tiene razón, es obvio que no hay ninguna forma de comprobarlo con certeza absoluta: cualquier experiencia que se pueda tener en esta vida es compatible con la persistencia del alma, y como después de muertos no habría ninguna experiencia, pues no habría tampoco ninguna experiencia que refute la hipótesis del creyente.
.

PUTOS PENTADÁCTILOS


¿Una prueba, acaso, de evolución dirigida? (cagüenel peretpitecus!!!!)
.
Y aquí, otra manifestación del culesismo paleolítico (justo antes de que el homo cromerenguensis sacara la cachiporra):

29 de noviembre de 2010

SUTILEZAS ELECTORALES


Ayer, en las noticias de mediodía en la Sexta, informaban sobre las elecciones catalanas desde un colegio en el que, se decía, la participación estaba siendo masiva ("había codazos para votar"). ¿El motivo? Era el colegio en el que votaba Artur Mas, en "una zona residencial de clase media alta". El mensaje supersubliminal estaba claro: "¡Jodíos obreros, ya podéis ir vosotros a votar en masa como lo están haciendo estos malditos burgueses!".
.
Más sutilezas, en este caso tal vez más subliminales: en los gráficos de El Mundo ¡¡¡se ha cambiado el color del PP!!! En vez del azul oscuro de toda la vida y de todas las demás elecciones, le han puesto con una especie de azul barclays, o azul pitufo pálido. ¿Una broma hacia la pitufina Sánchez-Camacho Croft? No, mucho más sencillo: el azul pepé se lo han cedido los de Pedro Jota (sin comisión) a la derecha catalanista (que en todos los demás medios aparece en naranja). Una manera sutil de mezclar la realidad con el deseo: "mira, así de azul va a ser el mapa de España entera tras las próximas generales; ya hemos ganado en Cataluña y to".
.

MÚSICA PARA LUNES

26 de noviembre de 2010

DE NUEVO MOZART, PARA QUE VEAS


.
He descubierto estos magníficos vídeos en El Tamiz, y no he resistido la tentación de poneros uno. Me sirve, además, para dar una nueva vuelta a tuerca al argumento sobre si existen las obras que Mozart HABRÍA compuesto de haber seguido vivo y saludable más allá de 1791 (si existen, digo, como objetos matemáticos, o sea, como combinaciones lógicas POSIBLES de símbolos, en este caso, símbolos que representan sonidos).
.
El argumento es el siguiente: pensad en la COMBINACIÓN DE SÍMBOLOS que representa este vídeo. Es sencillamente una indicación de qué nota suena en cada momento, en un período de 7 minutos y 58 segundos. Es también una determinada combinación de ceros y unos en un CD (p.ej.). Si ahora mismo destruyéramos todas las partituras de la sinfonía 40 y todas sus grabaciones, ESA combinación de símbolos seguiría representando la misma música, es decir, seguiría siendo verdad la proposición que dice que "si grabáramos un CD con ESA combinación de ceros y unos, y lo pusiéramos en un tocadiscos, sonaría la obra que ahora mismo llamamos sinfonía 40".
.
Pues bien, imaginad que Mozart hubiese muerto en 1785. Evidentemente, en ese caso no habría compuesto la sinfonía 40 (para desgracia nuestra). Ahora bien, la COMBINACIÓN de ceros y unos del CD, o de tiempos y colores del vídeo, a la que me he referido en el párrafo anterior, SÍ que existiría (nadie sabría cuál es, eso sí, pero como COMBINACIÓN POSIBLE de ceros y unos en un CD, no veo por qué no va a existir: si preguntamos "¿CUÁNTAS combinaciones posibles de ceros y unos se pueden hacer en un CD de tal manaño?", sólo algunos mentecaptos abducidos por teorías filosóficas sin fundamento dirían que "sólo se PUEDEN hacer las combinaciones que SE HAN HECHO HASTA AHORA"; la única respuesta razonable es que se pueden hacer 2 elevado a n, donde n es el número de posiciones que caben en el CD).
.
Entonces, si la suposición de que Mozart hubiera muerto en 1785 y no hubiera compuesto la sinfonía 40, no implica la inexistencia de una combinación de ceros y unos que trasladada a un CD de los nuestros hiciera sonar la música que NOSOTROS llamamos "sinfonía 40", no veo por qué el hecho de que Mozart haya muerto en 1791 va a implicar que no existen combinaciones de ceros y unos (o de notas en una partitura) que, llevadas al tocadiscos o a la orquesta, dieran como resultado una música que EN ALGUNA DE ESAS OTRAS HISTORIAS, la gente habría identificado como las obras de mozart posterores a 1791.
.

25 de noviembre de 2010

¿RUBALCABA BEBE DEL OTTO NEURATH?


Eso pareció en su charla de ayer en la Fundación Santillana, donde recogió la propuesta que hice aquí hace ya unos añitos, de establecer un acceso a la función docente parecido al sistema MIR de los médicos.
.
Eso tendría la ventaja añadida de que la mayoría de los profesores de pedagogía no darían clase (al menos, no sólo) en la universidad, sino que estarían dando clase a energú..., digo a alumnos de primaria y secundaria, y los aspirantes a profesores aprenderían viendo cómo los primeros (esos grandes especialistas en enseñar a enseñar) aplican su sabiduría in the wild (mejorando lo presente).
.
.
.
.
.
.
Más:

24 de noviembre de 2010

ESPECIES INVASORAS: OPERACIÓN PANAMÁ


3 millones de años antes de nuestra era. Un gran peligro amenaza la biodiversidad. Pequeñas montañas marinas se están elevando entre las masas continentales de Norteamérica y Sudamérica, separadas ahora por un estrecho de menos de un centenar de kilómetros, y el movimiento de las placas tectónicas está empujando también una pequeña península sudamericana hacia el norte, de tal modo que es previsible que en unos pocos miles de años el estrecho se cierre, y las muy agresivas especies del norte comiencen a emigrar hacia el virginal continente del sur, poblado por indefensos marsupiales y otros muchos millones de bucólicas y plácidas criaturitas del señor. Sería como una "liberación masiva de visones americanos en tierras gallegas", pero a lo bestia y fuera de control.
.
Además, el cierre del estrecho de Panamá conllevaría, según los expertos del Panel Intercontinental sobre el Flujo Oceánico y el Cambio Climático, una caótica reorganización de las corrientes marinas, que podría afectar de modo imprevisible el clima de todo el planeta: los científicos más pesimistas hablan incluso de la posibilidad de que los polos norte y sur quedasen enterrados bajo varios kilómetros de masas de hielo, hasta la latitud de Europa Central por el norte, y cubriendo todo el actual vergel del continente Antártico por el sur. Bueno, ya lo sé, es lo que dicen los más extremistas, una minoría muy radical y muy voceras, y que la mayoría de los científicos son mucho más sensatos y no llegan a ser conclusiones tan catastrofistas. Pero el 80 % de las simulaciones informáticas pronostican cambios climáticos entre "preocupantes" y "bastante negativos", así que la cosa es como para tomársela en serio.
.
A la vista de tan terribles amenazas, la Organización Mundial por la Salvaguarda de la Biodiversidad ha decidido poner en manos del Dr. Ing. Bruce Lee Willis, ya conocido por sus grandes éxitos en el desvío de meteoritos peligrosos, la tarea de coordinar un macroproyecto internacional llamado "Salvemos el Estrecho de Panamá" (SEP; por cierto, que nadie sabe por qué el estrecho se llama con ese nombre tan curioso, tal vez tenga algo que ver con la marca de ropa de aventuras homónima), cuyo objetivo será ir destruyendo las islas o penínsulas a medida que se formen, con el fin de mantener la circulación oceánica e impedir la catastrófica entrada de especies invasoras.
.
Se solicita a todos los que se sientan personalmente involucrados en la salvación de los ecosistemas que hagan una aportación voluntaria y anónima en la siguiente cuenta a nombre del SEP:
3141 5926 53 5897932384
.
.
Más:

¿CABE DIOS EN EL LABORATORIO? DEBATE EN INDAGANDO.TV


¿Puede una religión condicionar algún campo de investigación?
JAVIER ARMENTIA, ASTROFÍSICO Y DIRECTOR DEL PLANETARIO DE PAMPLONA, Y CRISTINA HELLER DEL RIEGO, COORDINADORA DE LA CÁTEDRA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA Y RELIGIÓN DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE COMILLAS, PARTICIPARÁN EN EL DEBATE MODERADO POR ÓSCAR MENÉNDEZ
¿Esta limitado un creyente a la hora de participar en una investigación? ¿Puede la ciencia confirmar o negar que existe Dios? ¿Se puede ser científico y creyente?
.
Pueden seguir el directo el jueves 25 de Noviembre a partir de las 13.00h en:
www.indagando.tv
Hashtag para Twitter: #DebateA2

22 de noviembre de 2010

YO VENDO UNOS VOTOS NEGROS, ¿QUIÉN ME LOS QUIERE COMPRAR? (N)

.
Como siempre que se aproximan unas elecciones, el Otto Neurath vuelve a enarbolar una de sus series más polémicas, la de Yo vendo unos votos negros, quién me los quiere comprar, dedicada sobre todo a discutir ideas sobre reformas electorales.
.
Como ya sabéis muchos de los que pasáis por las bodegas, mi propuesta favorita en esta materia es la que llamo "democracia pluricameral" (o sea, que haya varios parlamentos diferentes, para votar asuntos diferentes, y se elijan sus miembros por separado), aunque también era interesante aquella propuesta de "votar por coaliciones" (p.ej., que cada ciudadano tuviese un voto y medio, y el medio lo pudiese dar -si quiere- por aquel partido con el que le gustaría que pactase el partido al que ha dado el voto entero; naturalmente, tendrían que ser necesariamente dos partidos distintos).
.
La propuesta que me gustaría discutir hoy (que no tiene nada de original, por otro lado) es la que podemos llamar "Voto en Blanco = Escaño Vacío" (VBEV). Se trataría sencillamente de que los electores pudieran introducir un voto en blanco, que los votos en blanco se computaran como votos a un partido más, y que los escaños asignados a ese "partido virtual" según la fórmula electoral se quedaran desiertos durante toda la legislatura, sin asignación económica alguna. El resto del funcionamiento del parlamento seguiría igual, computándose como abstenciones en cada votación parlamentaria los escaños que hayan quedado vacíos, lo que, sobre todo, repercutiría en una mayor dificultad, o incluso imposibilidad, para abrobar leyes que requieran una mayoría cualificada (absoluta, 2/3, etc.).
.
Las ventajas de este sistema son enormes y evidentes. La principal es que cada partido tendría un incentivo eficacísimo para conseguir la confianza de los ciudadanos, no pudiendo acogerse a la estrategia (tan común hoy en día) de presentarse implícitamente como la "opción menos mala" ("vótame a mí para que no vengan/sigan éstos"). Con el sistema VBEV, los partidos "reales" saben, en cambio, que los ciudadanos tienen una opción mejor para expresar su descontento, así que tienen que esforzarse en hacer propuestas más aceptables y más creíbles, tienen la responsabilidad de movilizar a los ciudadanos, y luchar, además, de forma honesta contra la abstención.
.
Podría argumentarse que la opción del VBEV está YA abierta en cierto sentido: de hecho, hay movimientos que se presentan como partidos con el compromiso explícito de no ocupar el escaño y disolverse cuando la reforma VBEV. Pero no creo que vayan a tener éxito nunca (y de eso se aprovechan los partidos "reales"), porque la gente, sencillamente, no confiará en que se trate de partidos "honrados", y que, una vez que han conseguido ciertos escaños, no vayan a sucumbir a la tentación de aprovecharlos en beneficio propio (por muy altruistamente que ese beneficio sea considerado). También, es fácil que esos movimientos se atomizaran (y los partidos reales tienen un incentivo para crear "partidos virtuales" alternativos que compitan entre sí), con lo que no tendrían posibilidades reales de conseguir escaños se esfumarían. Y además, también es harto difícil que consigan llamar la atención del público lo suficiente.
.
Naturalmente, aunque la democracia se fundamenta (entre otras cosas) en el equilibrio de poder y en la cesión mutua de limitaciones, o sea, en la renuncia de los actores políticos a determinadas opciones, los partidos, especialmente los dos "grandes", monopolizan ilegítimamente las condiciones en que se define dicho equilibrio (o sea, las "reglas del juego"), y si hay alguna opción que les interese a ambos, la adoptarán aunque vaya en perjuicio del resto de partidos o de los ciudadanos en general. Las posibilidades de que esos grandes partidos vayan a aceptar una reforma electoral que les perjudique son mínimas, por lo tanto, pero un movimiento social potente a favor de una opción así les forzaría a, por lo menos, debatir públicamente el asunto.
.
Así que te pido que te animes y te hagas miembro del club de facebook que he creado para pedir esta reforma. Cuantos más seamos, más probable será que le hagan algún caso.

MÚSICA PARA LUNES


.
.
.

.

.

20 de noviembre de 2010

LA CONSTRUCCIÓN DEL SÍ MISMO

No podía evitar recordar esto mientras leo a Damasio y cómo el cerebro construye nuestro yo.
.

.

LA CONSTRUCCIÓN DEL SÍ MISMO

No podía evitar recordar esto mientras leo a Damasio y cómo el cerebro construye nuestro yo.

19 de noviembre de 2010

LEYENDO SIN DARSE CUENTA


Supongo que a todos os habrá ocurrido un fenómeno que en mi caso es relativamente frecuente: estar leyendo un libro y darse cuenta de que llevas varios minutos, o al menos bastantes segundos, pensando en otra cosa y sin ser consciente en absoluto de lo que estabas leyendo; no digo no entendiendo lo que lees (eso es más frecuente), sino sencillamente haber estado leyendo de manera inconsciente.
.
Leer, por supuesto, es una actividad intelectual "superior", no es como estar con los ojos puestos en el televisor pero sin mirarlo, sino que tu cerebro continúa, durante el tiempo de la "ausencia", fijándose en las letras, juntándolas para hacer palabras, haciendo los pertinentes saltos de línea, etc., etc. Es sólo que tú tenías la consciencia en otro sitio, igual que cuando te sumerges en la lectura puedes dejar de oír lo que pasa a tu alrededor.
.
He recordado esto al leer, en el libro de Antonio Damasio Y el cerebro hizo al hombre, que propone una interesante distinción entre mente y consciencia: hay cerebros sin mente, cerebros con mente pero sin consciencia, y cerebros con mente y consciencia; en los cerebros con mente peo sin consciencia, muchas de las cosas que pasan en el cerebro NO SON MENTALES; y del mismo modo, en los cerebros con mente y consciencia, muchas de las cosas MENTALES que pasan en el cerebro no somos conscientes de ellas. Esta idea de procesos mentales pero no conscientes, me ha dejado fascinado. Naturalmente, recuerda a Freud, pero no tiene mucho que ver con ello (en Freud parecería más bien tratarse de algo así como varios sujetos, uno de ellos conscientes y otro u otros no; aquí se trata más bien de que no todo lo mental forma parte del sujeto).

17 de noviembre de 2010

EL CLIENTE


Dos sílabas tan sólo tiene un diente,
y sin embargo, tres tiene un cliente.
.

16 de noviembre de 2010

AUSTERIDAD, ESPE'S STYLE



Visto en la biblia socialdemócrata (según dicen por ahí).
.
Será para compensar los recortes en educación. Si es que es lógico; lo que no sé es cómo todavía hay tanto tonto de los cojones que lleva a sus niños a la enseñanza pública, con lo bien que están los colegios con hípica.
.

15 de noviembre de 2010

¿QUIÉN HA CREADO LA SOCIEDAD DEL BIENESTAR?


Hasta más o menos la revolución industrial, la estructura de la mayoría de las sociedades "civilizadas" (es decir, casi todas salvo los grupos de cazadores-recolectores y los de agricultores más primitivos) ha sido, grosso modo, la siguiente:
.
A) Un grupo de no más del 1 % de la población, al que podemos llamar "la clase dirigente", "los poderosos", o "la aristocracia".
.
B) Un grupo de no más del 10 % de la población, que se encarga por un lado de producir los "bienes de lujo" (todos aquellos no necesarios para la mera supervivencia) que consumen los miembros de la clase A, y en mucha menor medida en términos per cápita, los de la clase B, y por otro lado, de impedir(mediante la fuerza bruta o mediante la intoxicación intelectual) que el grueso de la población se rebele contra esta distribución de la riqueza. Llamémosles "la clase auxiliar", "los acólitos" o "los sicarios".
.
C) El enorme resto de la población, que son obligados a trabajar todo lo que puedan, a cambio de únicamente el mínimo necesario para subsistir (a veces un poco por encima, a veces un poco por debajo); llamémosles "los proletarios", o más sencillamente, "los pringaos".
.
Malthus, viviendo en una sociedad que sólo con imaginación y optimismo se podía pensar que estaba saliendo de esta situación, formuló lo que se llamó "la ley de bronce del salario", que "demostraba" que el salario real de la gran masa de trabajadores no podía estar muy por encima del salario mínimo de subsistencia (entendido como el salario que permitía a la población mantenerse estable, sobreviviendo con la menor renta posible). La demostración decía que, si el salario aumentaba por encima del de subsistencia, la población crecería (menos niños morirían por causas debidas a la falta de alimentación, higiene, etc.), lo cual haría aumentar la oferta de trabajo, y con ello disminuir de nuevo los salarios. Si el salario bajaba, más niños (y adultos) morirían, disminuyendo la oferta de trabajadores, y por lo tanto volviendo a hacer subir los salarios. Era "imposible", por lo tanto, que una gran parte de la población saliera del estado de mínima subsistencia en el que se había encontrado siempre.
.
Por supuesto, nosotros sabemos, doscientos años después, que la renta per cápita y la distribución de la renta pueden mejorar muchísimo, en buena parte debido al control de la natalidad (rompiendo la implicación malthusiana de que, a mayor renta, mayor descendencia que sobrevivía; por cierto, él sugería hacer algo así, retrasando la edad del matrimonio), y en parte también debido a los inimaginables incrementos de productividad (producto real partido por hora trabajada) que trajeron las revoluciones industriales, y debido a las políticas de distribución de la renta puestas en marcha desde el siglo XIX (sobre todo, la creciente extensión de la educación, la sanidad y las pensiones).
.
Ahora hemos llegado, en cambio, a una situación en la que sigue habiendo "poderosos", es más, su proporción posiblemente haya aumentado (si incluimos a los numerosos altos ejecutivos y consejeros de miles de empresas y administraciones) pero en la que los trabajadores no se limitan a recibir un salario de subsistencia, sino que tienen acceso a una cantidad mucho mayor per capita de bienes y servicios, alcanzando con ello unos niveles de bienestar sencillamente impensables para casi todo el mundo en cualquier época anterior Malthus, e incluso ligeramente posterior.
.
Lo interesante es contrastar los factores que han influido de manera importante en este radical cambio social, con aquellos que NO han influido significativamente.
.
Por ejemplo, NO HA INFLUIDO LA RELIGIÓN. Las religiones son más o menos las mismas (sobre todo las grandes) que en los milenios anteriores. El papel histórico de las religiones no fue HACER CAMBIAR la estructura social, sino, como mucho, "consolar" a la gente en su situación miserable, y sobre todo, distraerles para que no se les ocurriera cambiar esa situación. Es cierto que las religiones, y en particular el cristianismo, gracias también a la influencia del pensamiento moral de la Grecia Clásica, contribuyó a la consitución del "sentimiento moral moderno", pero necesitó el impulso de muchos otros factores para que ese sentimiento se pudiera manifestar en una sociedad REALMENTE más igualitaria y satisfactoria.
.
Tampoco han influido mucho LAS IDEOLOGÍAS REVOLUCIONARIAS. Donde estas triunfaron, la situación real en términos de bienestar siguió siendo parecida a la de inicio (con una pequeña clase poderosa y un gran proletariado viviendo cerca del umbral de la miseria). Igual que las religiones, estas ideologías estaban basadas en el ERROR utopista de creer que bastaba con IMAGINAR el resultado final que se quería conseguir (la hermandad universal) para que su trasposición a la realidad social fuese casi automática.
.
Tampoco ha influido mucho (pero más) el PROGRESO CIENTÍFICO, al menos no por sí solo. La URSS era una gran potencia científica, pero sus ciudadanos se beneficiaban poco de ello. Otro ejemplo, la drástica disminución en la mortandad por enfermedades infecciosas durante el siglo XIX no tuvo prácticamente nada que ver con descubrimientos médicos, sino con la mejora de la higiene en las ciudades. Por supuesto, el progreso científico ha influido indirectamente, a través de muchas aplicaciones tecnológicas, pero no hay una línea causal directa que lleve de manera automática y autosuficiente desde la astronomía de Galileo hasta el Estado del Bienestar.
.
Ahora, cosas que SÍ que han influido: la principal ha sido el CAPITALISMO, entendido como un sistema de producción basado en el libre comercio, la libertad de innovación, y la CREACIÓN de riqueza. Los sistemas económicos anteriores no estaban, por así decir, orientados al crecimiento, sino al mantenimiento. Se toleraban mal, y no se fomentaban, las innovaciones, y ni siquiera se tendía al aprovechamiento de las ganancias procedentes del intercambio y la especialización. El aristócrata, puesto que vivía estupendamente haciendo lo que hacía (o sea, prácticamente nada), no quería que SUS proletarios hicieran algo distinto de lo que habían hecho durante siglos (cultivar la tierra y ya está). El empresario, en cambio, busca formas de que su negocio CREZCA, y para eso recurre (no siempre, por supuesto, pero lo suficientemente a menudo como para que el efecto agregado sea enorme) a la innovación y a la mejora de la productividad.
.
También ha sido importante el PROGRESO TECNOLÓGICO, a menudo impulsado por el capitalismo (aunque no necesariamente siempre; p.ej., ha habido también innovaciones importantes realizadas desde instituciones públicas o meros inventores altruistas). Es, en definitiva, el que nos ha permitido disfrutar de MÁS Y MEJORES COSAS, de mejores condiciones de vida, y sobre todo, el que nos ha permitido producir más y mejores cosas por unidad de esfuerzo.
.
Por último, hay que mencionar los sistemas DEMOCRÁTICOS, fundamentales para conseguir que las ganancias de productividad obtenidas gracias al capitalismo y al progreso técnico no fuesen únicamente en beneficio de los empresarios, sino también en el de los trabajadores. Naturalmente, no es que todos los empresarios hayan visto esta mejora en las condiciones de vida de los trabajadores como un simple coste; muchos lo han visto, acertadamente, como una inversión: unos trabajadores más sanos, más cultos, más satisfechos en su vida y mejor formados son un recurso mucho más productivo, en general, así que el tener una población con mayor bienestar es en sí mismo una inversión que a los empresarios les interesa. Como obviamente no tiene por qué interesarle al empresario individual (él preferirá que la formación, la salud, etc., de los trabajadores la cubran y garanticen otros, y no él con su dinero), en definitiva la forma de conseguirlo es mediante un PACTO, en el que los trabajadores y los empresarios se ponen de acuerdo de manera genérica en qué ha de considerarse un "nivel de vida digno", a la luz de la productividad existente. Y el estado social y de derecho es, ni más ni menos, la manifestación de ese pacto.
.
Por cierto, olvido un factor seguramente importante: la FILOSOFÍA, ofreciendo una justificación y racionalización teóricas de los derechos materializados en ese pacto. Tengo la tentación de decir que la filosofía, de todos modos, siempre viene detrás de los hechos (como la lechuza de Minerva, que alza el vuelo al anochecer, Hegel dixit), pero Spinoza me sonríe con malicia desde las páginas de su Tractatus theologico-politicus.
.
Más:
.
.
.
.

MÚSICA PARA LUNES

11 de noviembre de 2010

MOZART RESURRECTUS


¿Existen (en el sentido de objetos matemáticos) las obras que Mozart HABRÍA compuesto entre 1792 y 1830 si hubiera seguido vivo, sano, activo e igual de creativo hasta esa última fecha?
.
Saqué el tema hace algún tiempo aquí, pero ahora se ha avivado muchísimo la discusión gracias al ejercicio de espiritismo efectuado por Héctor en su blog "La Biblioteca de Babel", en donde os animo que entréis para participar en la discusión (mejor que en esta entrada).
.

9 de noviembre de 2010

POR LA DESINTOXICACIÓN DE LOS TEOHÓLICOS ANÓNIMOS: O LECCIONES PARA VIVIR "COMO SI DIOS NO EXISTIERA"


Uno de los grandes logros de la sociedad contemporánea es el habernos enseñado a superar la teodependencia que padecieron nuestros antepasados, o, como le gusta decir a Benedicto XVI, “a vivir como si Dios no existiera”. El agnosticismo y el ateísmo han dejado de ser posiciones filosóficas reservadas a algunos sabios más o menos excéntricos, como lo fueron en tiempos antiguos, y se han convertido en parte de la forma de vida de millones de personas, sobre todo en los países más avanzados. Incluso para una gran parte de los que todavía se consideran “creyentes”, la religión ya no es un dogma que les ordene rigurosamente el camino a seguir en la vida, sino una mera peculiaridad más de sus costumbres y de su forma de entender y valorar el mundo, a nivel similar al de sus gustos musicales, gastronómicos o deportivos, pero seguramente un poco menos importante que sus orientaciones política o sexual. La religión actual es, mayoritariamente, una religión “de consumo”. Al fin y al cabo, cinco mil años de religiones organizadas han sido totalmente incapaces de conseguir lo que el avance del conocimiento, del progreso económico y de la democratización social ha materializado en poco más de un siglo (al menos en los países “desarrollados”, y ciertamente no sin convulsiones): unos niveles de bienestar, de paz y de solidaridad social inimaginables en esta tierra para los antiguos visionarios religiosos. La creencia en un Ser Superior, en un Más Allá, en algo que dé un sentido transcendente y absoluto a nuestro fugaz paso por la vida, es, simple y llanamente, una creencia superflua, una especie de homeopatía mental, un cuento de hadas del que, con la mano en el corazón, casi todos sabemos que podríamos prescindir totalmente y no por ello se iba a desmoronar el mundo.
Por supuesto, para el Presidente-Consejero Delegado de la mayor multinacional del planeta, empresa líder hasta el momento en el mercado de las creencias, el hecho de que tantos millones hayamos descubierto que se puede vivir de maravilla sabiendo que la transcendencia, el pecado, la gracia y todas esas cosas no son más que un timo barato, y sabiendo que hay otras maneras más eficaces y satisfactorias de organizar la vida en común, esta súbita caída de la demanda mundial de su producto le tiene preocupado, a él y a su numeroso Consejo de Administración. Es como si descubriéramos que los coches andan más rápido y contaminan menos con agua del grifo que con gasolina; sería lógico que la industria petrolera anduviese mosqueada. Así que Su Santidad (como le llaman sus seguidores) anda recorriendo el mundo, y muy en particular nuestro antes tan católico país, con el objeto de intentar convencer a la gente de que eso de vivir sin Dios no es bueno, sino malísimo; es más, no sólo es que sea malo, ¡es que es el principal problema de nuestra época! Para volver a incrementar la demanda de su producto, ha montado estos días una cosa que llama “Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización”, y que será una de las estrellas de la Jornada Mundial de la Juventud que cortará el tráfico en mi ciudad el próximo verano.
Pero este intento propagandístico se basa en rotundas falacias que extrañan en gente de tanto y tan profundo conocimiento como el profesor Ratzinger. Por ejemplo, la falacia de predicar que el relativismo es la causa del totalitarismo (cuando sabe perfectamente que todos los regímenes totalitarios se han fundado siempre en justo lo contrario: en el dogmatismo, en la negación absoluta de que el otro, el distinto, pudiera tal vez tener razón; y cuando sabe perfectamente que tantos regímenes dictatoriales se han apoyado precisamente en los dogmas de la multinacional que dirige). O la de que el “relativismo” de los que vivimos sin dios sea un “indiferentismo egoísta”, o sea, que no tenemos moral y que nos da lo mismo que la gente sufra (cuando sabe perfectamente que “vivir sin dios” no es “vivir sin ética”, sino ser consciente de que tus valores morales no tienen, ni necesitan, un fundamento transcendente, ni tienes el derecho divino a considerarlos absolutamente superiores a los valores de tu prójimo; y cuando sabe perfectamente que las religiones se han caracterizado muy a menudo por insensibilizar a sus fieles ante el sufrimiento de millones de marginados y de oprimidos, cuando no a provocarlo). O la falacia de que el “laicismo” busca algo así como la aniquilación civil de los creyentes (cuando sabe perfectamente que lo único que busca el movimiento laicista es que las organizaciones religiosas no detenten privilegios en comparación con otras organizaciones sociales por el hecho de ser religiosas).
Todas y cada una de estas falacias las escucharemos una y otra vez, de boca del profesor Ratzinger o sus múltiples voceros. Pero, por fortuna, sabemos que no son más que el canto de cisne de una publicidad cada vez menos creíble. Así que, cada vez que escuches su propaganda, recuerda y repite: ¡viva el relativismo!


Más:
El apuro del creyente.
Diálogo "Fe vs Laicismo"

6 de noviembre de 2010

24SYMBOLS: EL "SPOTIFY" DE LA LECTURA


He oído esta mañana en la Ser una entrevista (perdón, pero no llegué a oír el nombre de la persona) con uno de los responsables de 24Symbols, una empresa que española que prevé lanzarse al mercado la próxima primavera con un servicio de lectura tipo "Spotify": gratuito pero con publicidad, y con la posibilidad de un servicio premium, sin publicidad.
.
Me parece una idea fantástica. ¡Mucha suerte!

5 de noviembre de 2010

LA RESPONSABILIDAD DE LOS EMPRESARIOS ANTE LA CRISIS

Reproduzco esta entrada mía de hace unos meses, tras la lectura de este artículo en "Nada es Gratis", que apunta a una de las cosas que yo decía: que uno de los problemas de la economía española es que tenemos DEMASIADAS empresas (porque son en general pequeñas); sería mejor tender hacia la concentración, con empresas más grandes y competitivas.
.
.
De una respuesta mía a un comentario anónimo en la entrada sobre Clegg (el texto del comentario va en cursiva):
.
Los negocios "difíciles" no se hacen estrujándose un poco las meninges; hace falta una capacidad de inversión que en España no hay, una facilidad administrativa para constituir empresas que en España no hay, una flexibilidad laboral que en España no hay y sobre todo un rendimiento esperado superior al del negocio fácil, y tampoco lo hay.
.

¿Que no hay capacidad de inversión? No me toques las narices. Con que un 20 % del capital privado que se ha invertido en negocios inmobiliarios en los últimos 15 años se hubiera invertido en I+D, habríamos alcanzado la media europea hace ya tiempo.
.
¿Que no hay facilidad administrativa? No me toques las narices; tampoco es que Alemania, comparado con EEUU, sea un mundo sin burocracia. De hecho, ¡¡¡en España hay muchas más empresas que en Alemania!!! (luego no será tan DIFÍCIL crearlas aquí) Lo que pasa es que las empresas alemanas son más grandes: los empresarios se unen para formar empresas más grandes, mientras que aquí cada uno prefiere ser jefe de su propio chiringuito. ¡¡¡Con la cantidad de empresas "fantasma" que se han creado en España en los últimos 15 años, con el fin de hacer menos transparentes los flujos de dinero!!! Para eso no les importa a los empresarios españoles que sea complicada la burocracia para crear empresas. Eso sí, para crear empresas que creen mucho valor añadido y muchos puestos de trabajo especializados... eso requiere más ayudas públicas, claro que sí.
.
¿Que en España no hay flexibilidad laboral? No me toques las narices. No hay mucha menos flexibilidad que en Alemania, donde las indemnizaciones por despido son cojonudas, las retenciones de IRPF y seguridad social están por las nubes, y las pensiones y prestaciones por desempleo son mucho más altas. Eso sí, al empresario español lo que le mola es contratar precarios, y a ser posible mediante una ETT, que esos sí que son la hostia de flexibles.
.
¿Que se prefiere el rendimiento fácil y a corto plazo que el rendimiento más incierto a largo plazo, pero posiblemente más alto por término medio?
No me toques las narices. ¡¡¡Claro, pero EN EL HECHO DE QUE PREFIEREN ESO consiste la IRRESPONSABILIDAD de los empresarios aventureros y chiringuiteros!!! Lo que es tener toda la cara dura del mundo es pretender que TÚ NO TIENES LA OBLIGACIÓN SOCIAL de contribuir al bien de la sociedad gracias a tu actividad como empresario, sino que tu responsabilidad se limita e identifica con el deseo avaricioso de ganar la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible. Yo a eso no lo llamaría "responsabilidad".
Si los empresarios españoles son así, por favor, que se los lleven todos a Zimbabue y nos traigan unos cuantos del resto de Europa (menos de Grecia).
.
Y, para que no quede ninguna duda, "lee mis labios": Zapatero tiene tanta culpa como el que más de haber contribuido a que esta situación no haya cambiado significativamente en los seis años que lleva en el poder.
.
.
P.D: No os perdáis el artículo de Michele Boldrin y Pablo Vázquez (economistas conservadores, pero no meaPPilas) en El Paí(r)s(e) de hoy.
.
.
Más:
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

4 de noviembre de 2010

NO A LA LEY DE APELLIDOS


Leo en la prensa que el gobierno propone una modificación de la Ley del Registro Civil, por la cual, si los padres de un recién nacido "no precisan nada" o "no se ponen de acuerdo", los apellidos se colocarán en orden alfabético.
.
Como orgulloso descendiente del linaje de los Zamora, no puedo sino expresar mi más enérgica protesta por tan calamitosa sugerencia. Si no hay acuerdo, el único mecanismo justificable sería echar a cara o cruz el orden de los apellidos (como se hace en la sabia Alemania), pero no primar a los enchufados de los Álvarez, Abad, Barrio, Cárdenas o Domínguez, a costa de los infelices Zumalacárregui, Villalba, Yubero o Zapardiel.
.

3 de noviembre de 2010

EL APURO DEL CREYENTE


Cuando quiero poner en apuros a un ateo le pido que defina "mal" científicamente (el silogismorreico Irichc, en su blog).
.
Aparte de la ignorante pretensión de que los conceptos pueden tener algo así como una "definición científica" (cuando lo cierto es más bien que todas las definiciones son postes clavados en el fango, que valen sólo mientras el palafito que soportan no se cae), es gracioso el tonillo de superioridad que la frase chorrea, como si una definición no científica del mal fuese a tener ni siquiera fango en el que clavarse.
.
En fin, aquí va mi respuesta (más detalles aquí; tampoco conviene perderse esta entrada sobre Sam Harris en La Revolución Naturalista):
.
¿Qué apuro?
La mayoría de los animales (al contrario que las plantas) tiene una capacidad curiosa: la de sentir placer y dolor, capacidad asociada a un mecanismo cognitivo que hace que el bicho tienda a repetir las conductas que han ido acompañadas de placer, y a evitar las conductas que han ido acompañadas de dolor.
.
El ser humano (al contrario que el resto de los animales, aunque habría que ser cauto en las afirmaciones sobre los más cercanos genéticamente a nosotros) tiene ADEMÁS otra capacidad cognitiva, que es la de experimentar ciertas conductas como OBLIGATORIAS y otras conductas como PROHIBIDAS, y la tendencia a realizar las primeras y a evitar las segundas (con tanta más frecuencia, cuanto más intensamente se experimenten esas sensaciones). La idea de "mal" no es más que, simple y llanamente, una forma de llamar a aquellas cosas a las que, al pensar en ellas, les asociamos esa sensación de "prohibición", o juzgamos que conducen inevitablemente a consecuencias a las que asociamos dicha sensación.
.
El apuro del creyente consistiría en conseguir explicar cómo es que los seres humanos hemos conseguido tener un cerebro capaz de experimentar estas sensaciones, y si sería posible que hubiera bichos tan inteligentes como nosotros pero que no las tuvieran (sino que su conducta se basara en otro "juego" de mecanismos cognitivos totalmente distinto), y en tal caso, si esos bichos serían "hijos de Dios".
.
(Ver la discusión aquí.)
.
Más:
.
Más sobre actividad filosófica y definiciones:
.

YO CONFIESO

Todos recordaréis a Montgomery Clift en aquella maravillosa película de Alfred Hitchcock, Yo confieso (yo confieso que la vi por primera vez en la tele hará casi treinta años, cuando en la tele había una cosa que llamaban "ciclos", en este caso un ciclo dedicado a Clift; y qué decir del papel del poli, con el maravilloso actor "de narices" Karl Malden). La peli trata de un joven cura católico que escucha en confesión a un criminal los detalles de su delito; después resulta que la policía acusa del crimen al propio cura, pero éste no puede revelar a la policía quién es el verdadero culpable, porque está atado por el secreto de confesión.
.
Ahora se ha vuelto a hablar bastante del derecho al secreto de confesión, con motivo de los casos de pederastia. Pero el tema que me gustaría discutir en esta entrada es más general. Por ejemplo, el artículo 263 de la Ley de Enjuciamiento Criminal excluye de la obligación (señalada en el artículo 262) que tiene todo el mundo de denunciar la comisión de un delito cuando tengan conocimiento de ello, excluye de esa obligación a los abogados (en el ejercicio de su relación con el cliente) y a los eclesiásticos (y añade "ministros de cultos disidentes", como si la iglesia católica no fuera ella misma disidente) con motivo del derecho de confesión. (Curiosamente, el artículo 24.2 de la Constitución, que dice que se regulará la no obligación de declarar por motivos de parentesco o de secreto profesional, está sin desarrollar).
.
Pues bien, no voy a preguntar si consideráis que el delito profesional